Capítulo 2: El viaje (I)

Posted on November 19, 2011

0


Tardé varios días en asimilar no sólo que iba a hacer lo que quería sino que, efectivamente, lo haría en otro país. Con Google Maps pasé y repasé cada rincón de la ciudad. Era como si llevase allí toda la vida. Una vez de vuelta al planeta tierra, pensé que sería una idea cojonuda el ponerme a planear el proceso de mudanza. Fue una época de intensa actividad a oscuras en Spaniards.

El proceso se diviría en dos fases: 1) toma de contacto: el 19 de Septiembre iría invitado a la facultad, donde me enseñarían las instalaciones, me presentarían a los compañeros y, en fin, para que se hicieran al cuerpo de lo que les venía encima; 2) la mudanza final: aunque oficialmente comenzaría el 1 de Octubre, decidí que sería buena idea adelantar unos días mi llegada para tomar contacto con la ciudad ("mercadonas" y cosas del estilo). Lo primero que hice fue buscar el tema del avión: ¡Bingo! hay vuelo directo de Málaga a Exeter, a ver el precio… ¡300€ por viaje!, sólo el billete de la visita relámpago saldría por la friolera de 600€ (que serían reembolsados). El motivo parece ser que durante el mes de Septiembre hay mucha demanda por los estudiantes, ya que el curso comienza a finales de Septiembre. Como soy… un cacho de pan, por no sablearles en mi primera visita decidí mirar alternativas: Málaga-Gatwick salía por sólo 100€ el viaje, 200€ en total. Buscando en google por ‘gatwick transport exeter’ doy con la página de NationalExpress, donde puedo ver los transportes, los horarios y los precios para coger un autocar con destino a Exeter. Para evitar movidas extrañas (retrasos con el avión) decidí comprar únicamente el billete de avión y, una vez allí, me llegaría a la oficina de NationalExpress a comprar el billete (£30). El transporte, dentro de lo que cabe, no estaba mal del todo teniendo en cuenta que faltaba menos de un mes para iniciar la primera aproximación. Ahora tocaba el tema del alojamiento. No sé qué tendremos los solteros que, vayamos donde vayamos, todo salía más caro. Gracias a un hilo de spaniards di con un sitio interesante y que el precio, visto lo visto, estaba bastante contenido (£110 por dos noches): Melbory Guest House… ¡una casa de huéspedes! me sentí por un momento como Bill Murray en El día de la marmota. Nunca había estado en una, las fotos parecían cojonudas y decidí reservarla.

Perfecto, ya tengo techo para esos dos días (llegada la tarde del día anterior, el día D, y la mañana siguiente). Ahora toca sacarle provecho a esos dos días. Como no tenía ni idea del tiempo que iba a emplear el día 19, decidí aglutinarlo todo en el día anterior (domingo, para más inrri) y el día después (martes). Tras unos minutos con google, di con una página que me sirvió como punto de partida: Accommodation for Students. Una web de tantas como hay, pero ahí inicié la otra búsqueda. Permite seleccionar la ciudad, tipo de vivienda, número de habitaciones, precio, etc. El precio lo indican por semana, así que junto al navegador abrí la calculadora para ir haciendo las cuentas. Paralelamente, como tengo caralibro, hacía búsquedas de los demandantes de inquilinos para ver si podía acelerar las cosas. Tras varias búsquedas me percaté que, en promedio, el precio por semana con "todo incluido", oscilaba entre las £90 y £100 por semana, por habitación y por persona. Entre £360 y £400 al mes. Tras comparar con mis futuros ingresos, vi aceptable el rango de alquiler y comencé a concertar citas. Escrito así parece que concertara citas como el que reparte caramelos, me refiero simplemente a que si veía una casa interesante por esa cantidad me pondría en contacto con el anunciante (de hecho, contacté con uno de ellos vía facebook). Los candidatos finales se redujeron a tres. Una visita la podría hacer el domingo por la tarde y las otras dos tendrían que ser el martes por la mañana (el avión salía a las 17.10 y, dado que el autobús emplea unas 5h de viaje… debía aprovechar la mañana).

Ya estaba todo listo. O eso pensé. Como aún faltaba tiempo (dos semanas y media), de tanto en tanto revisaba la web en busca de alguna vivienda extra y, diez días antes de partir, me tropecé con una interesante: sólo aceptaba postgraduates (estudiantes de máster y doctorado) y el dueño fue alumno de la universidad. Decidí ponerme en contacto con él y, tras pedirme el número de estudiante (ya lo tenía), me envió una montaña de información sobre la casa: fotos, que si revisión del gas, revisión de electricidad, alarmas, edad de la casa, reformas que le habían hecho y cuándo, qué incluía y qué NO incluía el precio, etc. por £79 la semana. Como lo vi bien, decidí comentarle de concertar una visita a la casa. Su respuesta, en una sóla frase fue: ¿te quedas la habitación o no?. Perplejo me hallé. Lo que me faltaba, otro mar de dudas y preguntas. Su argumento fue que, para cuando viniera, ya estaría casi todo alquilado y quería tener una respuesta porque si luego no me quedaba con la habitación… la tendría perdida. Me pareció un planteamiento válido. Hice la pertinente valoración. Pros: ya tendría casa. Contras: ¿y si la casa no es como en las fotos?, ¿me hará una pirula?. Mi familia me decía que ni se me ocurriera aceptar, pero le dije que sí. El hombre me respondió: ‘ya tienes habitación’. Me habló un poco de los otros inquilinos: un chico chino haciendo el doctorado en física, un chico inglés haciendo el doctorado en historia, una chica francesa haciendo lo propio y una chica de londres que iniciaría un máster en literatura inglesa. Perfecto, sin españoles a la vista (en spaniards lo recomendaban así para forzarte a hablar inglés). Me pidió que le enviara información sobre mi (lo que iba a hacer, gustos, hobbies y cosas así) para enviarsela a los otros inquilinos. Ufff… ¡ya tengo cobijo! pero lo dije cantando bajito, aún no había visto la casa.

Como iba a estar allí poco tiempo, decidí que en la trolley llevaría sólo lo necesario (una muda limpia y la ropa para el día 19) y lo demás serían cosas para la habitación. Como me gusta leer y, desde entonces acumulé una ingente cantidad de libros en inglés (la mayoría aún por leer), decidí que serían libros lo que metería en mi primera maleta para mi primer viaje a tierras foráneas…

(To be continued…)

=-=-=-=-=
Powered by Blogilo

Advertisements
Posted in: Viaje